martes, 7 de julio de 2015

VIVA SAN FERMÍN. 7 de julio de 2015

CRÓNICA

QUE EL MUNDO ESTÁ MUY REVUELTO nadie lo duda. Es la crisis global y globalizada. Que la crisis material y sobre todo espiritual es tremenda, pocos habrá que lo nieguen. Incluso aquí, en la vieja Pamplona e Iruña. En la misma calle salta la crisis a la vista: véanse las formas de vestir y estar, los carteles que anuncian la inmoralidad, ciertas  formas de celebración... Incluso ha entrado cierta moda en algunos sectores de apostatar, es decir, de borrarse del libro del bautismo que se custodia en las parroquias. Luego querrán ser felices... aunque también es cierto que a cualquier cosa le llaman ser feliz. De tejas abajo la casa está hoy hecha un asco porque nos olvidamos del ámbito que hay de tejas arriba, pues no hay abajo sin arriba. 

A lo que vamos. Me han impresionado las palabras de mons. Francisco Pérez González, sucesor de San Fermín, cuando el tema central de su homilía el día de fiesta de San Fermín del 7 de julio ha sido el martirio. En Pamplona distinguimos muy bien la celebración de San Fermín de Julio, unida a la feria y festejos que había en la ciudad, de la fiesta propiamente litúrgica del santo copatrón de Navarra que celebramos el 25 de septiembre y que lleva por nombre la fiesta del martirologio de San Fermín. 

Tengo el atrevimiento de sintetizar las palabras de nuestro obispo, aunque es posible que mañana salgan en la prensa más vendida de Navarra -y no en cierta prensa sectaria e ideológica- o bien en la revista diocesana "La Verdad". 

La capilla de San Fermín estaba llena de fieles, como la iglesia contigua de San Lorenzo. Una señora, llamada Margarita, vino desde Echarri Aranaz a Pamplona a celebrar al santo a sus ochenta años, con su enfermedad y desde luego sola. Utilizó el autobús. Llegó a las nueva de la mañana, cogió sitio, y esperó hasta la Santa Misa de las doce. Tras la celebración, de vuelta a un pueblo que ha atravesado su propia Pasión con los no pocos fieles y los que llegan a una ideología alejada de Dios.  

El sucesor de San Fermín vino a decir lo siguiente en su homilía

Introducción. Después del Concilio de Trento celebrado en el s. XVI, las procesiones han tenido y tienen una gran importancia. Concretamente, en nuestra procesión veneramos a San Fermín. La procesión no es un acto cultural sino de Fé católica. Yo os pido: no perdáis la Fe. Sabemos que San Fermín murió mártir porque entregó su vida por la Fe. Se oyó cantar la jota que hace a San Fermín llorar: que el Señor acoja en su seno a todos los fallecidos durante este año. 

Quién es San Fermín. Dice la Escritura que "El Señor me ha ungido y enviado para anunciar la Buena Nueva". San Fermín fue hijo de una importante familia de Pamplona del siglo III, y tras convertirse la familia a la Fe será obispo en Amiens (Francia), para sufrir el martirio por defender la Fe y la moral en momentos de una fuerte apostasía. 

Dar testimonio de Cristo. Siguiendo al Santo padre Francisco, diré que la Paz no se habla, la Paz se hace más que se predica; la Paz se construye con hechos. Esta Paz nos hace sentirnos Hijos de Dios. Así lo hizo San Fermín. Y murió para vivir en Paz y no con odio. Se nos apremia a extender la Verdad por todas partes, como hizo Jesús. Los primeros mártires dieron testimonio de lo que habían vivido. Vosotros ois herederos del coraje de nuestro patrón, participado de nuestros antepasados. De este ambiente espiritual nació San Francisco Javier. Las raíces pamplonicas y navarras son cristianas. Ahí tenemos a santos como San Francisco Javier y Santa María Vicenta Vicuña entre otros santos. Hoy existen muchos misioneros por el mundo que se han puesto al cuello el pañuelico rojo y que sienten no estar donde nosotros estamos. Muchos misioneros navarros están dejando su vida por predicar el Evangelio con las obras, con la Palabra y con el agua del Bautismo.Son constructores de Paz. Extender la Verdad, no os dejéis llevar por el pesimismo. Dios ha bendecido esta tierra navarra con los misioneros. Os ayudan virtudes transmitidas con esmero como la nobleza, la alegría, el esfuerzo y el trabajo por amor. 

El Norte de nuestra vida. Ninguna ideología podrá nunca superar la Ley de Dios. Es preciso respetar y cumplir los Diez mandamientos. La vida es corta; no nos hagamos ilusiones. Pongamos por delante el amor a Dios y al prójimo y no nuestros intereses. Llevamos el pañuelico rojo por la sangre de San Fermín. Muchos hermanos nuestros son perseguidos por no perder su Fe. Ello contrasta vivamente con lo que ocurre en el Occcidente, donde hasta molesta pronunciar el nombre de Dios. Los cristianos de Oriente no apostatan. Fieles en lo mucho y en lo aparentemente poco, los cristianos también son fuertes para sacar adelante a su familia: son santos en lo cotidiano, como padres y madres, como hermanos, como cuidadanos. También sabemos que el Señor no nos prueba más de lo que podemos soportar, y que él es nuestra fuerza.

Un signo para estos días. Seamos solidarios en estas fiestas con los que se encuentran tristes, solos y abandonados. Un buen fruto de la cultura de la vida es que nadie esté excluido. Por eso, que la fiesta no vaya sin Dios. Que la fiesta no caiga es un frenesí egoista e inhumano. 

Que Santa María nos alcance la Fe y nos conceda la alegría. Que el Señor nos lleve de su mano y no desfallezcamos. El Señor nos dará la Paz: "Mi Paz os dejo, Mi paz os doy". 

En la despedida, el arzobispo don Francisco Pérez nos dio felicidades, transmitió ánimo, nos impulsó adelante, transmitió ilusión y pidió entrega de uno mismo. 

Secuencias de una celebración, "famosa en el mundo entero y parte del extranjero" (dicho popular de los pamplonicas)


La imagen del Santo sale de la puerta de la parroquia de San Lorenzo.
Ahora se le suma el cabildo de la catedral, el señor arzobispo y su obispo auxiliar, y
la corporación municipal presidida por el señor alcalde.  Llega la comparsa
de gigantes, kilikis y cabezudos para gozo de los pequeños y cuidado de los grandes. Foto:JFG2015
La efigie que representa a San Fermín con el capote rojo, signo de martirio, desfila
ante la multitud emocionada. Cada cuál hace en silencio su plegaria más personal.

Foto:JFG2015

Es una delicia ver bailar a los gigantes y dar vueltas y más vueltas.
Foto:JFG2015
Realizado el trayecto por buena parte del Casco Viejo, la
procesión regresa a la capilla del Santo patrón. Desfilan las cruces parroquiales
y los estandartes de diferentes Hermandades (de la Pasión, los Labradores, San José etc.).

Foto:JFG2015


Celebrada la Santa Misa con predicación por el señor arzobispo,
en presencia de la Corporación municipal y el alcalde entrante, y
con presencia también de la presidenta del Gobierno de Navarra doña Yolanda Barcina,
el Cabildo, el arzobispo y la corporación municipal regresarán a sus
puntos de partida: muy educadamente y conforme al
protocolo mantenido desde hace siglos, la Corporación acompañará al Cabildo a la catedral para luego
regresar ella a la casa consistorial.
En la imagen las cruces parroquiales por delante de la parroquia de San Cernin
o San Saturnino, el santo que bautizó a la familia del senador Firmo y su esposa
Eugenia, padre de Fermín, Fausto y Eusebia. 
Foto:JFG2015

Los elegantes maceros de la N.N, M.L. y M.H. Ciudad de Pamplona.
El calor sofocante afecta a los maceros, los timbaleros, los guardias de honor
y la Banda municipal.  También a los dantzaris que hicieron un hermoso baile donde
el pocico de San Saturnino. 
Foto:JFG2015
La masificación propia del día 7, con sus millares de visitantes, y, al fondo, la
comitiva de la procesión de vuelta por la Calle Curia hasta la catedral.
La costumbre nos hace a veces puñeteros, pues la muchedumbre
deja a la comitiva un estrecho pasillo para ascender con dificultad y cansancio
la empinada cuesta de la calle Curia,de denominación gremial. No pocas veces
en ese momento se asiste al bochornoso espectáculo de escuchar insultos
hacia el señor Obispo de Pamplona por parte de los anticlericales. Y esos
querrán celebrar las fiestas de San Fermín. Sin comentarios. Alguna pluma
ocultará este miserable hecho, pero es hora de decirlo alto: hay persecución religiosa contra
los católicos y la Iglesia en su jerarquía.
  Foto:JFG2015

La efigie del Santo patrón se dirige a su capilla,
de donde sólo sale una vez al año. En su pecho se
encuentra el relicario con las reliquias de San Fermín.
Fermín fue sacerdote, obispo y misionero, pues una vez que de Pamplona viaje a
Toulouse y vuelva a su ciudad natal, marchará a Agen, Clermont-Ferrand, Angers, Beauvais (al
Norte de París) y Amiens. Allí fue martirizado.
¿Quién dice que sólo se mueve el hombre del s. XXI?

Foto:JFG2015
En Saint-Acheul, arrabales de Amiens, murió mártir el obispol Fermín. Ahí se encontró una lápida o inscripción con el nombre de FIRMINUS M. Ninguna Iglesia de Francia quiso apropiarse de un hijo tan ilustre, y es llamativo que los franceses que crearon cierta leyenda (todas las leyendas por mucho que fantaseen  tienen una base en la realidad) pensaron en la remotísima Pamplona como lugar de nacimiento del santo. Ello no quita para que la existencia del patrono San Fermín no se halle documentalmente demostrada. 

Los gozos redactados para la novena a San Fermín de Aldapa del corazonista Marcos Domínguez en 1799 terminan así:

Eres nuestro honor y gloria,
Eres nuestro bello ornato,
Como nuestro jefe nato
Nos llevas a la victoria;
Peleamos sin recelo
Junto a nuestro general,
Ruega, Fermín, desde el cielo,
Por Navarra en especial.

Bibliografía:
ARRAIZA, Jesús, San Fermín patrono, Pamplona, Ayuntamiento de Pamplona, 1989, col. breve "Temas Pamploneses" nº 13, 123 pp. más las bilingues en vascuence (o euskera). Jesús Arraiza fue canónigo de la M.I. catedral de Pamplona. Le recordamos con afecto desde niño en la parroquia de Cristo Rey, con su potente voz en sus homilías y canto. Otros autores se ocupan del copatrono de Navarra como Goñi Gaztambide, Ricardo García Villoslada etc. No obstamte, otros autores antiguos como José Moret, Gregorio de Argaiz, Maceda... no son creíbles porque fantasean al no apoyarse en una base documental. 


Pamplona, 7-VII-2015
José Fermín Garralda Arizcun
Dr. en Historia

Fotografía: el autor 2015




viernes, 26 de junio de 2015

Similitudes entre dos batallas con ocasión del bicentenario de la batalla de Waterloo

Similitudes entre la Batalla de Sorauren (Reino de Navarra) y la gran batalla de Waterloo (Bélgica). 
Entre el  27 y 28-VII-1813 y el 18-VI-1815

Continuamente transcurren bicentenarios. En este caso de las guerras de Napoleón, el tirano de Europa. Hagamos una retrospectiva hacia 1813. No llegamos directamente a la llanura de Waterloo, lugar donde tuvo lugar la última derrota de las armas imperiales francesas dirigidas por Napoleón, sino que pasamos necesariamente por Sorauren, accidentado lugar donde se desarrolló parte de la batalla de los Pirineos entre San Sebastián y Pamplona, ciudades sitiadas por las armas aliadas españolas y del duque de Wellington.

Ha sido un placer asistir a la conferencia sobre las "Coincidencias sorprendentes entre las batallas de Sorauren y Waterloo", impartida por don Pedro Lozano Bartolozzi, presidente de la SEHN (Sociedad de Estudios Históricos de Navarra), el miércoles 24 de junio a las 7 horas de la tarde en la sede de Diario de Navarra de la calle de denominación gremial Zapatería. Ha sido en el proyecto Aula de Historia que organizan la SEHN y dicho diario navarro.

Don Pedro Lozano Bartolozzi explica las batallas de Sorauren y de Waterloo
en la biblioteca de "Diario de Navarra". Foto: JFG2015

No se trata en esta rememoranza ni de la presente entrada de blog, de seguir la actual moda de exagerar infantilmente localismos como si la historia mundial fuese para engrandecer o estuviese al servicio de la historia menuda. Sorauren se encontraba al norte del Reino de Navarra, heroico Reino resistente frente a la ocupación napoleónica, felizmente inserto mediante unión eqüe-principal a la Corona de Castilla tras los sucesos de la conquista en 1512, hoy tan debatidos por algunos ideológicamente interesados. Pamplona, su capital, ocupada por los restos de las tropas francesas, estaba sitiada por las tropas angloespañolas (y portuguesas) de Wellington. También estaba sitiada San Sebastián, ciudad marítima protegida por el monte Urgul.

Más que seguir las palabras de Lozano Bartolozzi, aportamos ahora el marco sobre el que él desarrolló su exposición. Luego diremos lo que es suyo. 

Plano de la Ciudad de Pamplona, Cabeza del Reino de Navarra,
felizmente incorporado a Castilla permaneciendo como Reino POR SI.
Plano impreso por de Fer, París, 1719.
Hay abundantes planos en el Archivo Municipal y sobre todo en el
Archivo General y Real de Navarra. Tesis doctoral de JFG1986.

Pues bien; primero tuvo lugar la memorable batalla de Vitoria en el ocaso de la invasión napoleónica en España (1). Esta invasión será rechazada durante seis años (1808-1814) por el pueblo español en masa, al grito de Religión, Rey (Fernando VII) y Patria o independencia del dominio francés. Napoleón era el exponente de la revolución liberal francesa, y el liberalismo de las Cortes de Cádiz era por entonces ignorado o rechazado por el pueblo español en general. La victoria de Vitoria a la que nos referimos se debió al duque de Wellington y al general Ricardo de Álava. Esta victoria sí aparece en los libros de Historia, pero no la de Sorauren. 

Vencidos en Vitoria, y para frenar a los aliados, el mariscal Soult, lugarteniente de Napoleón, penetró en Navarra con los generales de Clausal, Reille y Drouet d'Erlon con el objeto de liberar Pamplona. Comandaba 55.400 de infantería y 1.500 de caballería. Se enfrentó a Wellington en las proximidades de Pamplona en Sorauren, Zabaldica y Arleta (2). Wellington dirigió la batalla desde el pequeño pueblo de Sorauren. La batalla fue el 27 y 28 de julio de 1813, la narra José María Iribarren y la rememoró Lozano Bartolozzi a los doscientos años después. Hubo cañoneo, caballería y combate a la bayoneta con los horrores de la lucha cuerpo a cuerpo. Cuatro ataques hubo de los franceses sobre la altura de Arleta, que fracasaron. Dos Regimientos españoles fueron heroicos. De todo ello tratan los franceses J.B. Dumas y Joseph Pellot, testigos de la batalla. Los franceses perdieron ocho mil soldados entre muertos, heridos, desaparecidos y prisioneros. Soult desistió de socorrer a Pamplona. 

Villa de Sorauren, próxima a la ciudad de Pamplona. Imagen: Web

Pasaron dos años. Llegamos al segundo ocaso de Napoleón, genio de la guerra y de la paz revolucionaria que morirá dentro de seis años en la isla del Destierro (Santa Elena, islote perdido en el océano Atlántico y el Hemisferio Sur) y al que Dios le dio unas grandes capacidades que tan mal utilizó. 

Wellington at Sorauren. Thomas Jones Barker.
Imagen de la Red.
El 18 de junio de 1815, la ondulada llanura de Waterloo, a unos 12 km. de Bruselas, se llenó de tropas con la ferocidad incoada de sus próximos movimientos (3). Fue el último desafío de Napoleón. Fue el trágico culminar del imperio de los Cien Días, tras el regreso de Napoleón de su primer destierro en la isla mediterránea de Elba. En dicha llanura, con sus ondulaciones y taludes, se enfrentaron las valerosas tropas del dominante Imperio francés, que expandió la revolución por la vieja Europa, y las fuerzas coaligadas de Gran Bretaña (como le es habitual había pocos ingleses), Hannover, Países Bajos, Nassau y Brunswick, llegando al final los prusianos de von Blücher que decidieron la batalla. El mariscal Grouchy careció de la iniciativa de personarse en el campo de batalla pues cumplió con exageración la orden del gran corso de frenar a von Blücher. 

Un film espectacular .
Con Wellington estuvo el general Álava en Waterloo, que antes había luchado en Vitoria y luego fue herido en Sorauren. No murió en Waterloo, y eso que allí murieron casi todos los amigos del general inglés. Para Wellington, Waterloo fue la batalla más triste de su vida. Además, fue una carnicería espantosa ya que hubo casi 200.000 combatientes en un espacio limitado. 

La llanura ondulada de Waterloo era totalmente extraña
al paisaje encajonado y boscoso de Sorauren. Imagen de la Red.

Llegamos a las similitudes entre las batallas de Sorauren y la de Waterloo, acontecimiento cuyo bicentenario celebramos este año. 

Para Pedro Lozano Bartolozzi, en ambas batallas los generales son los mismos: Wellington por un lado y Soult (dependiente de Napoleón) por otro. Soult fue jefe de estado Mayor en ambas batallas, aunque algunos otros merecieron ocupar el puesto más que él. En ambas ocasiones la gran batalla la componen cuatro grandes enfrentamientos: por ejemplo, a la final de Waterloo se sumaron las batallas de Ligny (16-VI), Quatre-Bras, Charleroi, y la de Sorauren fue uno de los enfrentamientos de la Batalla de los Pirineos entre San Sebastián y Pamplona. En ambas hubo un mal tiempo. En ambas la carga de caballería francesa fue fallida; sobre todo en Waterloo por no advertirse la existencia de un tremendo talud en el terreno que engulló, oleada tras oleada, a la flamante caballería del mariscal Ney. En ambas batallas hubo una confusión de órdenes y faltó información por parte de los franceses. Aunque en Waterloo avisaron a Napoleón sobre la capacidad real de los ingleses: ojo que estos luchan muy bien, sin embargo Napoleón les infravaloraba porque años atrás se había acostumbrado a luchar contra loa austriacos, prusianos y rusos. En ambas los franceses llevaron la iniciativa del ataque: invasión de Navarra por Soult e invasión de Bélgica por Wellington. En ambas se movilizaron grandes recursos humanos, pues si hubo casi 200.000 hombres en el campo de Waterloo (más los que estaban fuera del campo principal de batalla), los franceses movilizaron en la Batalla de los Pirineos unos 80.000 hombres y otro tanto los aliados anglo-españoles y portugueses. Los 14.000 hombres de infantería que Napoleón necesitaba en Waterloo -¿dónde queréis que los fabrique?, dijo- estaban defendiendo la frontera con navarra, pues los aliados amenazaban con invadir Francia desde el Oeste de los Pirineos. 

Personalmente creemos que la batalla de Sorauren fue más importante por las consecuencias de expulsar definitivamente a los franceses que en sí misma. Los franceses abandonaron Navarra y en ella a la heroica España, tan admirada por Napoleón en sus Memorias de Santa Elena. Waterloo fue según el novelista Víctor Hugo, el gozne del siglo XIX. Tras esta batalla comenzó la llamada época de la Restauración, aunque en realidad no se fue una restauración verdadera. En España, desde luego que no lo fue porque, ante las minorías liberales que agitaban la política, la restauración se hizo el clave conservadora del absolutismo -despotismo ilustrado- y no en clave renovadora conforme a la tradición española actualizada. Ante los simplismos de hoy, es necesario insistir en la diferenciación entre innovadores (liberales), conservadores (absolutistas) y renovadores (monarquía tradicional y efectiva). Navarra seguía la posición de la tradición renovadora. 

Don Pedro Lozano Bartolozzi en su amena conferencia
que ha inspirado esta reseña. Foto:JFG2015 

José Fermín Garralda Arizcun
Pamplona 26-VI-2015

(1) Conmemoración del 150 aniversario de la batalla de Vitoria (1813-1963), Vitoria, Diputación Foral de Alava. Consejo de Cultura, 1963, 157 pp. 
(2) IRIBARREN, José María, "La defensa del monte de Arleta decidio la llamada "Batalla de Sorauren" (27 y 28-VII de 1813), San Sebastián, "Irurac Bat", 1971, 8 pp.
(3) BARBERO, Alessandro, Waterloo, Barcelona, RBA, 2006, 389 pp. 


MAESTROJUÁN CATALÁN, Fco. Javier, Ciudad de vasallos, nación de héroes. Zaragoza: 1809-1814, Zaragoza, Diputación de Zaragoza, 2003, 687 pp. 
MARCELLÁN EIGORRI, José Ántonio, El clero navarro en la guerra de la independencia, Pamplona, Eunsa, 1992, 210 pp.
MIRANDA RUBIO, Fco., (Coord.), Guerra, sociedad y política (1808-1814), Pamplona, UPNA y Gobierno de Navarra, 2008, 1.221 pp. en 2 vols. 
VARIOS, La Guerra de la independencia en el Valle Medio del Ebro, Tudela, 2003, 278 pp. En este Curso de Verano tuvo una participación destacada Fco. Javier Maestrojuán en su organización como sobre todo en las ponencias. 

Escudo de Armas de la Ciudad de Pamplona. 
Armas de la Muy Noble, Muy Leal y Muy Heroica Ciudad de Pamplona, Cabeza del Reino de Navarra. Es un león con corona que debiera de ser rampante, orlado de cadenas, escudo que se enmarca sobre una decoración de rocalla de influencia rococó francesa. Está situado sobre la puerta principal del frontis o fachada del Ayuntamiento de Pamplona. 

El título de Muy Heroica lo recibe en 1823 por los servicios de los vecinos y la misma Corporación realizados en el Trienio Liberal, cuando se enfrentan a los liberales pamploneses que estaban apoyados y agitados -en el café de la Suscripción- por la guarnición de la ciudadela. 



Imagen del libro citado Guerra, sociedad y política (1808-1814) y del Congreso internacional realizado por la UPNA en Pamplona y Tudela en 2007.
En dicho Congreso se presentaron dos comunicaciones sobre Pamplona
de Jesús Balduz y José F. Garralda. La primera sobre su Ayuntamiento
de 1808-1813 y la segunda sobre las primera elecciones liberales
en la Pamplona realista de 1813. 
José Fermín Garralda Arizcun
Pamplona 26-VI-2015

viernes, 24 de abril de 2015

La Hispanidad y lo católico

La Hispanidad en el ensayo. La novedad e invención de América y su sentido histórico

domingo, 5 de abril de 2015

La Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz y el Santo Cristo. La moderna persecución.

Santo Cristo de Juan Adsuara Ramos (1891-1973).

"Un Viernes Santo continuado en la moderna persecución religiosa que sufre la Hermandad"

          Esta bellísima escultura, confeccionada con una suma de muchísimas piezas ensambladas, se encuentra en la Cripta del Monumento de Navarra a los Muertos en la Cruzada
          Es propiedad de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz, que es canónica. 
          También es de su propiedad el conjunto escultórico de La Piedad, obra de don José López Furió -compañero de trabajo durante años de quien esto escribe-, que desde su realización se encuentra en la parroquia de Cristo Rey toda vez que finalmente no se ubicó en el Monumento de Navarra por ser éste un templo funerario. La Piedad fue bendecida por el arzobispo don Enrique Delgado Gómez en 1967. 


Santo Cristo en la Cripta del Monumento del ilustre maestro 
escultor y académico Juan Adsuara Ramos.
Foto:JFG2015

           El "Santo Cristo" está vinculado al Monumento de Navarra. Una vez tallado, se colocó en la Basílica de la Santa Cruz para 1958, que se corresponde a la parte superior de la Cripta del Monumento de Navarra a los Muertos en la Cruzada. Allí estuvo para la pública devoción hasta que, en 1997 (21-VII y 12-IX) y mediante escritura notarial firmada el 19-V-1998, la Diócesis donó el Monumento al Ayuntamiento de Pamplona. Esta donación se hizo con la condición de poder realizar en él actos públicos acordes con la dignidad del lugar, y respetar las lápidas, las inscripciones y los símbolos sin perjudicar en ningún caso el contenido de las mismas, etc. 
          Esta donación mantuvo el carácter votivo de la Cripta que en adelante se podría utilizar al culto religioso, y mantuvo al servicio de dicho culto las dependencias religiosas de la misma, y el corredor del sótano que comunica con el templo parroquial de Cristo Rey. Así pues, a partir de dicha donación del edificio, el "Santo Cristo" fue retirado del lugar preeminente de la basílica de la Santa Cruz, y depositado, una vez cortados los brazos debido a su gran tamaño, en un rincón del corredor la Cripta. 
          La escultura. Esta talla del maestro Juan Adsuara Ramos es de mediados del s. XX. Como hemos dicho, estaba situada en el lugar principal del presbiterio de la basílica de la Santa Cruz. Tiene un gran tamaño para atraer y fijar la atención de las miradas dispersas desde todos los puntos del gran espacio que abarca de la basílica de la Santa Cruz, que tiene una planta central. El torso de la imagen tiene unas dimensiones proporcionalmente mayores a las piernas por tratarse de una escultura realizada para ser vista desde abajo y una larga distancia. Mide 3 metros de altura. 
          El material es madera de pino. Es una talla sin policromar. Inicialmente era de color blanquecino y, tras su colocación en la Cripta previo traslado desde la basílica, se le ha aplicado una sustancia de color oscuro. Así, la madera se encuentra oscurecida por la impregnación de un tinte que impide ver con claridad la obra. El tinte lo aplicó hace pocos años un alma caritativa con muy buena voluntad pero con un total desacierto. Una investigadora actual se extrañó al ver la talla por compararla con los datos encontrados en el Archivo General y Real de Navarra, que dicen que era de color blanquecino. 
         Ahora el crucifijo está sustentado sobre un perfil metálico vertical. Ya hemos dicho que los brazos fueron cortados para trasladarlo a su ubicación actual, por lo que de estar separados de la obra, ahora están ensamblados a la pieza central. En la primera restauración realizada en el año 2004, una vez colocada la imagen donde ahora se encuentra, se colocaron los dedos que faltaban, tanto de las manos como de los pies, que estaban partidos o despegados. 
          La cruz de pino es moderna, pues no se conserve la que estaba en la basílica de la Santa Cruz sobre la Cripta.
          En la basílica de la Santa Cruz, el Santo Cristo estaba sustentado sobre una obra de albañilería, con sendas inscripciones a ambos lados cuya leyenda decía: "Viva Cristo Rey" y "Con este signo vencerás". Ignoramos donde se encuentran ambas inscripciones después del expolio que sufrió la basílica. 
          Un expolio en la basílica de la Santa Cruz. Hablamos de expolio porque se desmontó el Altar, se quitó el Santo Cristo, el lugar donde se colocaba la Cruz ha desaparecido de vistas  -a continuación recogemos su fotografía-, según hemos dicho se arrinconó el Santo Cristo en el rincón de un corredor de una cripta sin ventilación (los daños que sufrió la madera por los xilófagos y la humedad han sido incalculables), se taparon inscripciones del exterior y sobre todo del interior que recogían los nombres de los miles de navarros muertos en el frente de batalla así como las inscripciones de Pío XII y el cardenal Gomá, se cerró la cripta aislándola del exterior y condenándola al abandono y la destrucción por la humedad, se retiró en consecuencia la barandilla circular con diseño de Víctor Eusa que hacía de quitamiedos etc. 
          Primero se desacralizó la Basílica de la Santa Cruz, de modo que el Santo Cristo y el edificio quedaron  mutuamente huérfanos. La Cripta quedó abandonada, cerrada al exterior y por ello sin ventilación. En uno de los pasillos de acceso yacía el Santo Cristo, abandonado también.  Esta es la sensibilidad religiosa y artística de los que intervinieron en todo este affaire
          La Hermandad traslada la celebración de sus Actos a la parroquia de Cristo Rey. Una vez desacralizado el monumento, la Hermandad celebrará sus Actos de Piedad acostumbrados conforme a sus Reglas en la Parroquia de Cristo Rey. Lo hizo desde 1996 hasta 2002. El actual párroco de esta céntrica comunidad diocesana de Cristo Rey de Pamplona sí puede saber qué hace hoy la Hermandad: lo mismo que hizo en su parroquia. Fea y nada pastoral fue su declaración al periodista de "Diario de Noticias" -según lo escrito por el periodista- este año. 
          El 4-V-2002, y tras el fallecimiento de don Joaquín Martínez Úbeda, prior de la Hermandad, ésta se reconstituyó con la admisión de una docena de nuevos miembros. El prior en funciones fue don José Ángel Zubiaur, uno de los miembros de la primera Junta elegida por don Marcelino Olaechea en 1936. 
          La Hermandad se afinca en la Cripta, debajo de la antigua basílica de la Santa Cruz. Así, el 19-XI-2002 se celebró la primera Santa Misa en la Cripta cuya celebración hasta hoy en el uso de su libertad civil y religiosa. Dicho día el prior saliente traspasó los poderes al nuevo prior don Javier Garisoain. A partir del año 2002, la Cripta está atendida como lugar sagrado , cuidada y mantenida por la Hermandad. De no hacerlo hasta la parte superior se vería afectada. Y también su Santo Cristo. La Hermandad lo es de la Cruz, cuida la imagen del Santo Cristo a la que rinde culto,  y la ha restaurado dos veces a sus expensas. 

Rostro de la agonía de Nuestro Señor. "Padre, en Tus manos encomiendo mi espíritu".
Es el último grito de una larga agonía, de quien sabe por qué, para qué y por quiénes entrega su vida,
sientiéndose abandonado por el Padre y, a pesar de ello, obediente e íntimamente partícipe
del Amor del Padre al Hijo. Foto:JFG2015
          
          Una valoración. Se puede comprobar que el traslado del Santo Cristo de la basílica hasta la cripta fue un desastre, que se hizo con descuido y muy mal. Esto reflejaba el abandono en el que había caído el Monumento de Navarra a los Muertos de la Cruzada. 
          Desde luego, un abandono así sería impensable si se tratase de un monumento a las brigadas internacionales o a los gudaris (que ninguno de ambos hubo en Navarra, pues los nacionalistas que había se fueron con los carlistas). Esto indica que, durante décadas y también hoy día, todo acto de minusvalorar, olvidar y hasta agredir al monumento, encierra un propósito ideológico que se circunscribe en lo que antes se llamaba "guerra psicológica revolucionaria" y hoy adquiere diversos eufemismos. En una gran parte de la sociedad y sus dirigentes, se cae en el error de omisión y de creerse la propaganda de sus contrarios ya por repetición de ciertos mensajes ya por ignorancia de lo propio. Los contrarios parecen ser coherentes con lo que piensan aunque lo ideologizan al estilo de Michael Hardt y Antonio Negri Imperio (2002) y Multitud (2004); en estas minorías ideologizadas, el error de comisión no está exento de hipocresía y de una malevolencia utilizada como herramienta de lucha. 
   
Esta postura y gesto muestran a las claras el último grito, en un rostro que
visto frontalmente en la imagen anterior recoge la íntima comunicación
entre el Hijo y el Padre. Foto:JFG2015
          La primera restauración del Santo Cristo fue en 2004 y la segunda en 2014. Ambas las realizó con esmero y gran profesionalidad por el Taller de Arte y Restauración (TAR). 


San Francisco Xavier, patrono de las Indias,
de las Misiones y del Reyno de Navarra.
Es la primera imagen del fresco de Stolz. Foto:JFG2005
Frescos de la cúpula sobre cimborrio del maestro pintor valenciano 
Ramón Stolz Viciano (1903-1958), que se conservan
actualmente a la vista y que narran la historia de Navarra desde la
Edad Media, hasta la Cruzada de 1936, siendo San Francisco Javier el
centro de la atención de visitante dado que se encuentra en el centro de la cúpula.
Foto:JFG2005
Primera Santa Misa en el Monumento ante la HCVC
"El Pensamiento Navarro" 16-XII-1958
Así se exponía el Cristo de Adsuara en el presbiterio de
 la basílica de la Santa Cruz, diseñada en forma de planta central. 
Imagen de una celebración en 1995.
El prior era por entonces don Joaquín Martínez de Úbeda.
Foto:JFG1995

          El Santo Cristo estaba sostenido en una obra de albañilería en el presbiterio de la basílica de la Santa Cruz, a cuyos lados había dos inscripciones que eran las siguientes:


Ignoramos donde se conservan estas piezas
artísticas. Foto:JFG1993
Foto:JFG1993

          Todas las imágenes de la cripta responden a lo que fue una Cruzada en defensa de la Religión y la Patria amenazadas por el comunismo, a lo que fue la persecución religiosa primero en las leyes, luego en la agitación social, y finalmente de forma cruenta. 
          Baste las anteriores imágenes para conocer que en la Basílica de la Santa Cruz antes, y ahora en su Cripta, se da culto católico con el ejercicio del Via Crucis y la celebración de la Santa Misa, pues hay una capellanía constituida desde los inicios de la Hermandad para celebrar la Santa Misa por los que murieron entregando su vida por Dios y por España, y por los miembros de la hermandad fallecidos. En lo universal, toda persona y cristiano debe respetar a los muertos, y ofrecer por ellos oraciones. En lo particular se comienza por los más próximos. 


"Aquí se han enfrentado/ las dos civilizaciones./ Las dos formas
antitéticas/ de la vida social: Cristo/ y el anticristo se dan la/ batalla en nuestro suelo"/
Cardenal Gomá, Primado de España/"
Así reza la inscripción de la parte superior del brazo derecho
de la cruz griega de la planta central. Hoy se encuentra tapada.
Foto: JFG1993


"Inclinamos nuestra frente/ a la santa memoria/ de la mártires/ que
sellaron con sangre/ su Fe en Cristo/ Pío XII".
Así reza la inscripción de la parte superior del brazo izquierdo
de la cruz griega de la planta central. Hoy se encuentra tapada.
Foto: JFG1993

* * *
          En esta Navarra de gente con pies y cabeza, no pocos de los cuáles fueron héroes y santos, se ha pasado de una prolongada época de engaño a un final de odio.Un pueblo que olvida -o mejor al que le hacen olvidar con pocas sutilezas, tosquedades y engaños- el significado del Monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada, una sociedad que se inclina con excusas ante los que se dicen sus enemigos, desmemoriada y que rompe con sus padres, es como si perdiese su alma. Primero fue el olvido con engaño -silenciemos a unos y otros para olvidar y reconciliarnos-, y ahora es la mentira con odio el que se está transmitiendo a la opinión pública -unos fueron culpables y por su culpabilidad borremos todo rastro de ellos-. 
          Ojalá el presente artículo de este sencillo Blog sirva para retomar la memoria, actuar con justicia ante los nuevos talibanes, y desear la custodia y culto religioso en la Cripta del monumento, ya que no dejan en lo que fue basílica de la Santa Cruz. Los enemigos de dicha basílica lo son también de su cripta. Quieren acabar con todo, contrarios a la memoria y la justicia, a los propios navarros, a los padres de muchos de ellos, a la libertad civil de los navarros y a la libertad religiosa de los católicos, a la realidad misma y al arte. Talibanes con todas sus consecuencias pero sin turbante. 
          Los últimos sucesos. Así pues, se equivocan enormemente los políticos que, a finales de enero de este año,  lograron que se aprobase, por mayoría simple de votos, una moción en el Parlamento de Navarra, arremetiendo contra el culto católico que se da en la Cripta del Monumento. 
          Sepan que la Hermandad no se dedica a hacer política ni a homenajes temporales, que realiza actos religiosos de carácter privado (aunque abiertos a quien pida permiso para asistir garantizando antes su buena intención, pues algún periodista aprovechó para entrar y luego para calumniar a placer a la Hermandad vía digital y en el diarios convencionales), que el párroco de Cristo Rey sabe que puede asistir cuando le plazca, y que ya se invitó a su superior diocesano. Además,  y además del cúmulo de tergiversaciones ideológica y abiertas falsedades por parte de ciertos partidos minoritarios del Parlamento (nacional-separatistas, socialistas y abiertamente marxistas), que no están ayunos de atribuir una leyenda rosa o dorada a quienes les place, nadie tiene por qué dar tantas explicaciones máxime a unos parlamentarios que realizan actos inconfesables que omitimos citar.
          La Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz envió al Parlamento de Navarra, con la firma de su prior don Javier Baleztena Abarrategui, la carta siguiente. La misma Nota envió al alcalde de Pamplona, a la presidenta del Gobierno de Navarra y a la prensa, con nota particular (punto nº 7) para el "Diario de Noticias". Dice así: 





Al Parlamento de la Comunidad Foral de Navarra

NOTIFICACIÓN DE LA HERMANDAD DE CABALLEROS VOLUNTARIOS DE LA CRUZ

La Comisión de Presidencia, Justicia e Interior del Parlamento de Navarra ha aprobado, con los votos de los partidos nacionalistas y socialistas, una moción por la que se insta al Gobierno de Navarra a que "impida cualquier tipo de celebración, religiosa o de otra índole, que guarde relación con actos propios del levantamiento golpista de 1936 en la cripta" del "Monumento de Navarra a sus Muertos en la Cruzada" que está en Pamplona.
Ante este hecho deseamos aportar nuestro punto de vista:
1º. La Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz es una institución canónica reconocida por la Iglesia Católica y sus reglas o estatutos fueron actualizados en el año 2006. Esta Hermandad tiene su sede en la cripta de dicho  monumento.
2º. La Hermandad no es una institución política, y no desarrolla actividad alguna que pueda calificarse como política o partidista. Sus convocatorias son abiertas y se reducen a la celebración de la Santa Misa y actos de piedad, abiertos a todos los católicos navarros que deseen asistir a ellos, como via-crucis, responsos y peregrinaciones como es el caso de la Javierada, de la cual la Hermandad fue promotora hace 75 años en 1940.
3º. La Hermandad está integrada por católicos de a pie, que sienten profundo respeto por todas las personas, incluyendo por supuesto a los que se puedan considerar a sí mismos adversarios. Los Caballeros Voluntarios de la Cruz son opuestos a cualquier fanatismo, al odio y al rencor.
4º. Se está difamando a la Hermandad al afirmar que "hace exaltación del franquismo" y cosas similares. Desmentimos categóricamente estas afirmaciones ya que ni es ese su cometido ni son verdad. Además, aunque la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz nació en Navarra en unos años convulsos, no es un grupo historicista. Es una asociación canónica de fieles viva, del siglo XXI, que desea seguir sirviendo a la Iglesia y a la sociedad. Mantiene vivo su espíritu fundacional sin aferrarse al pasado.
5º. La Hermandad ha mantenido y mantiene una actitud discreta, limitando sus actividades prácticamente al culto religioso que desde hace años realiza en una cripta, que es lo más parecido a una catacumba.
6º. En conclusión, los miembros de la Hermandad exigen que se respete la libertad de culto y el derecho a honrar a los muertos, a todos y a los  fallecidos de la Hermandad, lo cual, para los católicos, supone rezar por ellos. Todo el mundo tiene derecho a honrar a sus muertos. Nunca aprobará esta Hermandad ataques o burlas a personas fallecidas, y por ello solicitamos el mismo respeto para nosotros y para los muertos en cuya memoria se construyó el Monumento.

Pamplona, 7 de febrero de 2015
Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz
Capítulo Supremo
El Prior (firma y cuño HCVC)

Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz
c/ Aoiz, s/n (Bajos Parroquia de Cristo Rey)
31004 Pamplona


* * *
          El 11 de febrero el Parlamento de Navarra transmitió a la Hermandad el acuse de recibo de su Carta del 7 de febrero, e informaba que la había trasladado a los Portavoces de los grupos Parlamentarios. 
           La Carta de la HCVC fue publicada íntegramente en el digital "Navarra Confidencial" del 12-II-2015. De ella se hicieron eco "Diario de Navarra" (12-II) y "Diario de Noticias" (13-II), que publicaron un breve resumen, en vez de hacerlo íntegramente como sería adecuado  a la gravedad de la decisión de la mayoría simple del Parlamento de Navarra con el voto contrario de UPN y PP. 
          El senador Palacios Zuasti publicó un sesudo artículo en "Diario de Navarra" (23-II) aclarando la situación de la Hermandad, lo inadecuado e insultante de la mayoría simple del Parlamento compuesta por Bildu, Aralar-Na Bai, IU y PSOE, y sacando los colores a más de uno. 
          Estamos viviendo un asalto frontal en toda regla contra la historia de Navarra, contra su espíritu milenario, contra sus grandes hazañas y su gente de a pie. un asalto ideológico separatista y marxista. 



A P É N D I C E    G R Á F I C O 


19 de julio de 1959. Foto: Rafael Bozano (Pamplona)
19 de julio de 1959. Foto: Rafael Bozano (Pamplona)
"El Pensamiento Navarro", martes 21-VII-1964, pág. 14. Foto Mena

Vista general de la Basílica de la Santa Cruz el día de desagravio de Navarra ante la profanación del Monumento. El primero por la derecha don Félix Huarte Goñi, seguido de Amadeo Marco Ilincheta. Foto tomada de "Arriba España", 5-I-1965
Presbiterio en la celebración del 12 de octubre de 1980. Se rindió un homenaje al primer pater
de la Hermandad  don José Manuel Pascual Hermoso de Mendoza.
"El Pensamiento Navarro" viernes, 17-X-1980, pág. 4. Foto: Belzunce.
Se conserva la homilía del pater (archivo particular).
 
Inscripción de los voluntarios sangüesinos muertos en combate.
Las paredes del templo, más los frontales de los altísimos cuatro altares situados
a ambos lados de los dos arcos laterales, los de derecha e izquierda del presbiterio,
 así como algunas paredes de la cripta, recogen varios miles de muertos
en combate.
No es que para no hacer agravios comparativos haya que suprimir u ocultar esta realidad, por otra parte gloriosa debido al combate in extremis y defensivo por Dios y por la Patria.
Quien esto escribe tiene siete parientes asesinados en San Sebastián (Jaime Garralda Iribarren, carlista), Santander (Manuel Arizcun Moreno, en proceso de beatificación)  y Madrid (cinco Arizcun: el padre Alejandro, y sus hijos Carlos, Francisco, Luis y Ramón) y sus nombres no está recogidos
en las paredes de este templo. Manuel era presidente de la Acción Católica en Navarra, y dos de los Arizcun de Madrid consta que eran e la Adoración Nocturna. Es casa, aita eta ama sólo nos enseñaron a perdonar y rezar. La venganza vergonzante del primer ocultamiento ha sido sustituida hoy por una venganza malamente justiciera -que no de Justicia, así diríamos suavemente para no levantar "ampollas" o resquemor-. Foto:JFG1993

Ingreso de varios caballeros, Cortés Izal y Lizarza.
En el centro de la imagen el Pater don Pedro Roano,
acompañado, entre otros, por Carlos Etayo Elizondo (marino e investigador),
Jesús Alcocer (comerciante, asesinado por ETA), Nemesio Cortés Izal (odontólogo),
Javier Lizarza Inda (abogado y escritor),
José María González Echávarri (médico y pintor), Joaquín Martínez Úbeda (prior).
"El Pensamiento Navarro" (en torno a 1980) 


Momento del Ofertorio en la Santa Misa de la Basílica de la Santa Cruz en el año 1993. Foto:JFG1993

Conjunto de La Piedad, obra del artista valenciano don José López Furió,
propiedad de la HCVC depositada en la parroquia
de Cristo Rey. El día del funeral de José Ángel Zubiaur del 24-III-2012,
subprior del Primer Capítulo Supremo de la Hermandad en 1936 

y uno de los pilares de dicha Hermandad. Se encuentran dos cruces 
de la Hermandad una en el conjunto escultórico y otra exenta.
Foto: JFG2012
"La Piedad" de la HCVC en la parroquia de Cristo Rey.
Foto:JFG2012

José Fermín Garralda Arizcun
Dr. en Historia 
Pamplona, 5-IV-2015
          
Fuentes:
Archivo particular (Garralda)
Archivo de la Hermandad de Caballeros Voluntarios de la Cruz
Prensa "Diario de Navarra", "Diario de Noticias" y digital
Fotografía: del autor (JFG) y la prensa histórica señalada. 

Prohibido tomar las fotografías y el texto sin permiso del autor.