lunes, 5 de diciembre de 2016

Proceso de beatificación de 80 mártires en Santander

Un navarro de origen en el Proceso diocesano de beatificación abierto en Santander 
el 3-XII-2016.

Introducción-aclaración y Noticia del Acto jurídico
CON ESMERO y delicadeza la Iglesia católica siempre distinguió los aspectos políticos de los puramente religiosos, por ejemplo en relación con el conflicto ocurrido en España en 1936.
La Carta Colectiva del Episcopado Español rompió la conjuración del silencio (Pío XI) sobre aquella sistemática persecución religiosa que pretendía arrancar la fe católica de España y los españoles. Véase El  mundo católico y la Carta Colectiva del Episcopado español, Burgos, Ed. RAYFE, 1938, 198 pp. Lo mismo ocurrió antes en México, en Rusia y otros países. 
La distinción de ayer entre religión y los aspectos exclusivamente temporales de la política debe mantenerse hoy. Los emperadores romanos decían que los cristianos eran enemigos del César cuando negaban el culto divino, y Bismarck decía que los católicos eran enemigos de la patria para así imponer el kulturkampf. Ruego a nuestros puristas -con algún complejo ellos y a merced de sus oponentes-, que se tranquilicen, pues aquí hablaremos exclusivamente del tema religioso, inherente a muchísimos de los navarros que fueron al frente de batalla.
Cerradas desde hace mucho tiempo las heridas del conflicto de 1936 -los católicos y la Iglesia lo consideraron con toda razón como una Cruzada defensiva-, ahora algunos desean remover el ayer histórico, dicen de él lo que no fue, y abren graves heridas con propósitos  ideológicos y políticos en favor de la IIIª República, confundiendo las cosas y politizando lo que no es política. En resumidas cuentas, aplican un nuevo activismo revolucionario que huye de los problemas actuales por no saber o no querer resolverlos, e incluso según algunos por querer agudizarlos. Además de caer en errores contrarios a toda lógica, mezclan las trágicas situaciones de las represalias con otras cuestiones que deben distinguirse con radicalidad, como es el heroísmo de los 40.461 combatientes navarros, sus intenciones en la lucha en defensa de la Religión perseguida y de su patria, y sus 4.552 muertos más los muchísimas mutilados y heridos.
En Navarra hoy es patente lo que decimos. La actual paralización cultural de los navarros que no da respuesta eficaz a lo que algunos hoy en el poder imponen como criterio inapelable es consecuencia de sucesivas dejaciones durante largas décadas en perjuicio finalmente de la verdad y por ello de la paz social y eclesial.
A los ochenta años de aquel conflicto, el activismo revolucionario de algunos es impulsado indirectamente por el olvido de muchos, y los errores transmitidos en las enseñanzas medias y los medios de comunicación de masas, relativos a importantes cuestiones históricas como la persecución que la Iglesia y los católicos sufrieron durante la IIª República - también ocurrió aunque de forma no sistemática en el s. XIX-, la de muchos clérigos en la revolución de Asturias de 1934, y todo lo ocurrido después.
Simplemente, para mostrar a los fieles la verdad de lo ocurrido, para ser justos con aquellos cuyo proceso de beatificación estuvo congelado durante años con Pablo VI, para fortalecer pastoralmente la vida cristiana de los cristianos en la actualidad y de cara al futuro, desde Juan Pablo II hasta hoy se ha examinado la santidad y heroísmo de muchos cristianos que se enfrentaron a la muerte perdonando. Muchos han sido beatificados por martirio y otros elevados a los altares reconociendo su santidad.
Esto no sólo deja patente por qué murieron las víctimas de la persecución religiosa, sino que, sumado a la persecución religiosa anterior a 1936, explica por qué muchos navarros salieron al campo del Honor en defensa de la religión, de la fé católica en sus familias, en la educación de sus hijos, y en el pueblo, así como  de su patria España en ejercicio del cuarto mandamiento de la ley de Dios.
Por su actualidad incluimos el Acto eclesial, de naturaleza únicamente religiosa, celebrado en la ciudad de Santander este 3 de diciembre de 2016, día de San Francisco Javier.
Ya hay muchos navarros en los altares por su probado martirio entre 1936-1939.
En este Blog nos hacemos eco de don Manuel Arizcun Moreno, nacido en Madrid pero oriundo de Navarra (valle de Baztán), casado con una ilustre dama de dicho valle y padre de nueve hijos, que fue presidente de la Junta Diocesana de Acción Católica de Navarra e íntimo colaborador seglar con Mons. Marcelino Olaechea Loizaga. Había sido comandante de Estado Mayor, dejó el Ejército hacía años con la ley de Azaña, nunca tuvo una acción política, y se dedicó de lleno a la acción apostólica. Fue sacrificado en Santander por “odio a la fe” cuando visitaba a su madre y familia un día de verano. Dice un autor de el:

 “Era conocido en nuestra provincia (de Santander) porque durante su estancia en ella, no podía sustraerse a lo que él creía su ministerio, tomando parte en actos de la juventud de Acción Católica, en compañía del infatigable presidente de la U.D. de Juventudes Católicas de nuestra diócesis don Santiago Corral” (Fernando de la Lama Ruiz-Escajadillo, Mártires de la Montaña, 1994).

José Fermín Garralda Arizcun
Pamplona, 4 de diciembre de 2016














NOTICIA
Proceso de Beatificación de 80 personas por martirio en la Diócesis de Santander

AYER, día 3, se inició el proceso de beatificación de 80  católicos -79 de la Provincia de Santander y uno oriundo de Navarra que veraneaba en Suances-, por martirio en "odio a la Fe", sufrido en la persecución religiosa que tuvo lugar en esta Diócesis entre el 2 de agosto del 1936 y el 22 de agosto de 1937. La incoación del proceso colectivo ha llevado doce años de intenso trabajo al postulador P. Crescencio Palomino O.P., presente en el Acto.
El Acto eclesial, de naturaleza jurídica y finalidad exclusivamente religiosa, anunció en el tablón de la catedral, como “Apertura del proceso diocesano de beatificación de 80 mártires de la persecución religiosa en Cantabria durante el siglo XX”. Estos son los que dieron su vida por Cristo: 68 sacerdotes diocesanos, 3 religiosos carmelitas, 3 seminaristas y 6 laicos.
También se anunció la noticia a toda plana en “Diario Montañés”, y, aunque su titular recogía que eran 79 cántabros, en realidad los incluidos en el proceso eran 80, según hemos dicho.
Recogemos la carta a los diocesanos de mons. Manuel Sánchez Monge, tomada de la Web del Obispado de Santander.

Queridos diocesanos:
En fecha reciente hemos recibido de la Congregación para la Causa de los Santos el Nihil Obstat para la Causa de Beatificación que se está tramitando en nuestra diócesis sobre los mártires de la persecución religiosa que tuvo lugar entre el 2 de agosto del 1936 y el 22 de agosto de 1937.
La causa va encabezada por D. Francisco Fernández de Córdova (párroco de Santoña) y 69 compañeros mártires, entre los que se encuentran: 67 Sacerdotes Diocesanos, 3 Religiosos Carmelitas, 3 Seminaristas Diocesanos, y 6 Seglares comprometidos con la Iglesia de Santander.
Por ello, os comunico, que la apertura del proceso diocesano tendrá lugar en la S.I.B. Catedral de Santander a las 11.30 horas, del próximo día 3 de diciembre, que tendré el honor de presidir como Obispo de la Diócesis. Os invito a que participéis y animéis a participar a vuestras comunidades parroquiales en dicha apertura.
Os agradezco de antemano vuestra colaboración.
Un saludo afectuoso en el Señor
+ Manuel Sánchez Monge
Obispo de Santander

Fue ayer, día 3 de diciembre, cuando a las once y media se reunían en la S. I. catedral de Santander, ante los familiares e interesados, los Miembros de la Comisión encargada para este Proceso, presidido por el Sr. Obispo de Santander, junto al postulador saliente y entrante, un jurídico, el canciller, y dos notarios.

Antes de tomar asiento, los miembros de la Comisión y los fieles asistentes entonaron el “Veni, Creator Spiritus/ Mentes tuórum visita/ Imple supérma grátia,/ Quae Tu creásti péctora / (…)”.
El Sr. obispo dio la palabra al nuevo postulador actual, Padre  Benavente.

Intervención del sr. Postulador.
El P. don Alejandro Benavente realizó un resumen de todo lo desarrollado hasta entonces, y leyó una semblanza de las circunstancias del martirio sufrido por el señor párroco de Santoña el 27-XII-1936, que es quien encabeza la Causa, el pbro. Don Fco. González de Córdova.
Somos fieles a la grabación realizada, pero no transcribimos todo al pie de la letra para dejar así la última palabra al señor postulador.
Por el año 2002, Mons. José Villaplana inició los preparativos para iniciar el proceso de beatificación y canonización de los muchos sacerdotes que sufrieron la persecución religiosa siendo martirizados por ser sacerdotes y ejercer su ministerio sacerdotal.
Para ello el Sr. Obispo nombró el postulador de Jesús Cuesta Bedoya -ya fallecido- y buscó otras personas y colaboradores. En esta labor inicial que se puede llamar de campo, se creyó conveniente añadir a seminaristas y seglares, muy  comprometidos con la Iglesia. Después de confeccionar una lista de sacerdotes, seminaristas y seglares, y de haber cumplido con los requisitos legales para estos casos, mons. Villaplana consultó según debía a la Congregación para la Causas de los Santos el 28-X-2004. Esta contestó que se continuase la investigación y, al mismo tiempo, se abriese un procesículo para tomar declaración a las personas mayores para que no se perdiesen sus testimonios.
Considerando que en gran parte se había cumplido lo requerido por Roma, mons. Vicente Jiménez volvió a consultar a la Congregación a la Causa de los Santos para abrir la Causa. Y la respuesta del septiembre de 2006 fue afirmativa, es decir, que no había obstáculos para abrir el proceso: Nihil Obstat
La Causa está encabezada por un mártir de Santoña y lleva por título Fco. González de Córdova y compañeros mártires de la persecución religiosa. Incluye a 68 sacerdotes diocesanos, 3 religiosos carmelitas, 3 seminaristas diocesanos, y 6 seglares (entre ellos -añadimos- el padre de familia de origen navarro don Manuel Arizcun Moreno, que dejó esposa y nueve hijos). En total ascienden a 80
En esta Causa no van incluidos los sacerdotes de la zona Liébana que pertenecía a otra Diócesis, como tampoco los mártires que murieron en la diócesis de Santander y que también pertenecían a distintas Diócesis.
Como la Causa se extiende en 105 folios, sólo se leyó la biografía del pbro. Fco. González de Córdova (1888-1936) que cantó su primera Misa en 1911 y fue sacrificado en el barco-prisión “Alfonso Pérez” el 27-XII-1936.

La lectura efectuada tenía correlación con el texto siguiente, extraído del libro  de Fernando de la Lama Ruiz-Escajadillo, Mártires de la Montaña en nuestra Cruzada española de Liberación. 1936-1937, Santander, 271 pp. 

Una vez leídos ambos textos, don Alejandro Benavente presentó  el mandato que le acreditaba como postulador de la Causa. A continuación, intervino el Señor Obispo refiriéndose también al promotor de justicia ahí presente, y a continuación dispuso que el notario o canciller leyese su mandato creando la Comisión.
Comenzando por el sr. Obispo su presidente, los miembros de la recién creada Comisión realizaron los juramentos ante el crucifijo y los Santos Evangelios de ser justos y leales y de guardar secreto en el proceso. Se plasmaron las firmas y sellado de los documentos,  y el señor canciller dio lectura final al Acta de las actuaciones realizadas según Derecho.


El Acto jurídico  se cerró entonando los presentes la Salve.
A continuación hubo un rato para los parabienes y fotografías de familia.


El hijo menor de don Manuel Arizcun Moreno, don Miguel Ángel Arizcun Zozaya (Pamplona) y esposa, con el Sr. Obispo de Santander. Acudieron al Acto 15 familiares como nutrida representación d
e esta extensa familia navarra.
José Fermín Garralda Arizcun
Pamplona, 4 de diciembre de 2016

P.D. Este texto e imágenes han sido redactados y tomadas por el autor bajo su exclusiva responsabilidad. Ruego a quien desee que presente las debidas correcciones. JFG


APÉNDICE: Navarros beatificados con ocasión de la persecución religiosa de 1936-1939. Fuente: "La Verdad". Semanario diocesano, nº 3.678 (12-X-2007). 





sábado, 22 de octubre de 2016

José Javier Nagore Yárnoz

IN MEMORIAM

Homenaje a Nagore

A MEDIDA que se es más próximo, se ama más. Nagore fue amigo de aita Teodoro, al que le escribía preciosas dedicatorias en los trabajos que le obsequiaba (1). No pretendemos convencer a nadie sino informar de quién ha sido José Javier Nagore para muchos navarros y para los tradicionalistas y carlistas.

Navarrísimo o lisa y llanamente navarro; españolísimo o propiamente español, José Javier Nagore Yárnoz (1919 - 11-X-2016) fue un punto de referencia para todos, fiel al reinado social de Jesucristo, amigo de la Tradición, jurista y estudioso del Fuero de Navarra, amigo de España. Forjó su recia personalidad viviendo leal y intensamente las grandes realidades, principios e ideales, así como su profesión. Difundió con lealtad y fortaleza cristiana el significado religioso y civilizador de la Cruzada por Dios y por España de 1936. Demostró que los cruzados tuvieron razón, y que los principios católicos son universales, necesarios sobre todo en España, y la única vía de paz y  concordia. Demostró que también Navarra tiene razón frente al secesionismo del nacionalismo llamado vasco. Esta fue la columna vertebral de su vida, además de intentar ser santo con la gracia de Dios.

1.      Como tradicionalista navarro y sus publicaciones.
VOLUNTARIO de primera hora con 17 años en Radio Requeté de Campaña, Primera Brigada de Navarra, luchó en los frentes de Guipúzcoa, Vizcaya, Aragón y Cataluña. Estuvo casado y tuvo cinco hijos.


En 1936 los de su generación se enfrentaron al comunismo, al que ganaron. Después construyeron la paz y el desarrollo como nunca lo tuvo España. Vió con buenos ojos coyunturalmente el Régimen establecido, como el ministro de justicia y presidente del Consejo de Estado, Antonio Mª de Oriol y Urquijo (+ 1996). Durante años oirá las mentiras de la propaganda dirigida a todo un pueblo sobre 1936,  y será testigo de claudicaciones en la fidelidad y los principios. No se resignó a la paulatina pérdida de la Fe católica en España por dejadez de los buenos, ni a su desmoronamiento al abandonar la verdad católica (Menéndez Pelayo).
Decimos que sobre todo fue tradicionalista. Por su pensar, ser requeté en la Cruzada, y su amistad con Álvaro D’Ors (+ 2004) y Fco. Javier de Lizarza (+ 2007), también fue carlista de convicción, aunque hay obituarios que omiten este aspecto nuclear. El Carlismo firme y declarado de Álvaro D’Ors se silenciará en la Universidad de Navarra, como si fuese un tema tabú, ajeno a su magisterio y personalismo de juventud. 
José Javier Nagore perteneció a la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra desde 1986, año de la reunión de todos los carlistas en el Congreso de El Escorial. Fue presidente de la CTC de Navarra del 18-XI-1990 hasta el 11-III-1995. Desde 1986 hasta hace muy pocos años fue consejero nacional de la CTC con Álvaro D’Ors, Garisoain, de Orbe, Arellano, Bermejo y Garralda. Afiliado a la CTC hasta su fallecimiento, manifestó su constante generosidad económica. 


Nagore estuvo presente en las Fiestas de la Juventud Carlista de Pamplona para celebrar la Inmaculada Concepción el domingo siguiente a la Octava por privilegio de S.S. Pío X, impartiendo lecciones de derecho político. Asiste durante muchos años al Via Crucis de Isusquiza (Landa, Álava) en septiembre, y a la reunión de Haro (La Rioja) el 25 de julio, acompañado de Fco. Javier Lizarza, también después de fallecer éste. Redactó durante muchos años el manifiesto carlista de Isusquiza (Álava). De ello da fe el buen amigo alavés Ángel Armentia Salazar en el boletín “El Babazorro” –que ya va por el nº 137- del Círculo Tradicionalista Cultural “San Prudencio”. En Isusquiza ha sido asiduo el concejal de Leiza Silvestre Zubitur, el poeta Pello Urquiola Cestau etc.


Reunió cada año a sus compañeros de Armas supervivientes de Radio Requeté de Campaña, bajando de 25 hasta dos, en localidades de Navarra y Guipúzcoa. Conservo fotografías de esas reuniones los muchos años que acudió aita Teodoro Garralda Goyena. En una ocasión, siendo muy pequeños, nos asomábamos al balcón de la Calle Bergamín nº 25 para ver si llegaba aita, porque se retrasaba y la maye estaba muy preocupada. Sí, anochecía y aita siempre estaba en casa antes del anochecer. Había ido lejos, a Guipúzcoa, a una reunión con Nagore. “- Salid, niños, a ver si viene aita” –y así una y otra vez al balcón, con cierta angustia de pequeños-. Las reuniones eran de unas 25 personas y algunas de ellas fueron en Alsasua (1964), Elorrio (1970), Estella (1952), Pamplona (1955, 61º reunión el 24-IX-1999), Rincón de Soto (1966), Vergara (1951, 1956, 1961), Zarauz (1959, 1960, 1967, 1968). Otros años fueron en Eguaras etc.
Autor de En la Primera de Navarra (1981), unas memorias de guerra con cinco reediciones, la última titulada Luchábamos sin odio (2010), que está enriquecida con mapas y fotografías (2010). Esta última fue presentada en el hermoso salón del ático de El Corte Inglés de Pamplona el 13-V-2011. Poco antes, se reeditó en 2006, en un libro colectivo realizado con otros autores como Lizarza Iribarren, Ramón Salas Larrazábal, García Serrano y Álvaro d’Ors, titulado Navarra fue la primera: 1936-1939, con prólogo de Stanley G. Payne.

Fue autor del ensayo  Defensa de la navarridad (1987), y de “La Historia de una dejación (La Cruz Laureada de San Fernando en el escudo de Navarra)” (1997). De 1990 a 2006 escribió seis documentados e interesantes folletos sobre los requetés en la Cruzada: “Espíritu y vida en los Tercios de requetés. La guerra de España (1936-1939) (1990), “¡Cantan siempre al avanzar! (Historia breve de los tercios de Lácar y Montejurra)” (1990, reed. 1997), “¡Gure banderá, España’ren! (Nuestra bandera, ¡he aquí España!). “Los Tercios de requetés de Guipúzcoa y Vizcaya en la guerra de 1936-1939” (2002), “Los requetés alaveses en la guerra de España de 1936” (2003), “El 4º Tercio de Navarra: el Tercio de Requetés de San Miguel” (2004), y “Los tres Tercios de Requetés laureados de San Fernando en la guerra de España de 1936” (2006).
También es autor de libros de literatura como Versos de Cumbres (1982) y Nuevos diálogos “al otamenar” (1988), así como de viajes (A Roma con Francisco y Javier. Diario de dos caminantes (20 marzo a 7 mayo 1953, publicado en 1978). Su pasión fue la montaña que compartió con sus amigos.
Escribe sobre Derecho, Navarra y la "Navarridad" en el "El Pensamiento Navarro" (1975-1981), el diario “El Alcázar”, y "Ahora Información" (seud. Areyto). A diferencia de Rafael Gambra, con el que tantas cosas le unieron, no se tuvo la dicha de que colaborase en el quincenal tradicionalista pero no político “Siempre P’alante”.


En casa seguimos creciendo con Nagore como punto de referencia en el ámbito de la amistad y del prototipo del navarro. Más tarde aprendimos de él en la lucha frente al separatismo mal llamado vasco en sus artículos de “El Pensamiento Navarro”, en la fundación de Alianza Foral Navarra, en sus estudios de Derecho Foral. También escribirá esporádicamente en “Diario de Navarra” sobre el Fuero (en agradecimiento a “Antonio Mª de Oriol y Urquijo”, el 24-III-1996 por hacer culminar el Fuero Nuevo en la Ley 1/1973 de 10 de marzo; “Confrafuero” 11-V-2010 sobre la aplicación de la ley estatal del aborto). Será el alma mater de la Fundación Socio Cultural Leyre con sede en su despacho de Paulino Caballero.
Fue muy activo frente a los intentos de Mons. José María Cirarda Lachiondo, arzobispo de Pamplona, de crear la Diócesis vasca incluyendo en ella Navarra, aunando fuerzas con “El Pensamiento Navarro” y Nemesio Cortés Izal, las Comisiones de Navarros promovidas por Lizarza, la Unión Seglar San Fco. Javier, el círculo carlista Círculo Familiar Virgen del Camino, etc. entre 1978 y 1981.


En resumen: fue carlista y se sintió y declaró como tal como Álvaro D’Ors aunque ello se silencie en las tertulias de gente acomodada de Pamplona, y en el ámbito intelectual. Ambos fueron voluntarios en la Cruzada y carlistas de convicción y activos durante toda su vida.


* * *
2. El jurista: cargos, recopilador y publicaciones.
AMPLIO de miras, Nagore ha estado con todos los tradicionalistas de España por Dios y por España, y, en Navarra, por los Fueros. Como foralista no constitucionalista afirmó los Fueros sin distorsiones o traiciones ocultas de quienes han vivido de la política.
Para él, los Fueros no se subordinan a la Constitución de 1978, ni a las actuales leyes de Navarra pues no pocas de ellas son un contrafuero. Solía repetir que el Fuero es un derecho propio no concedido sino reconocido por el resto de España y sus instituciones, mientras que el estatuto de autonomía es una delegación del Estado. He aquí dos concepciones radicalmente distintas, la propia de la tradición o bien de la revolución francesa y el nacionalismo vasco respectivamente. El Fuero reconoce la presencia explícita de Dios en las Instituciones políticas, se subordina a las leyes natural y de la Iglesia, a las buenas costumbres, y expresa una forma de ser español.
Fue jurista, notario desde 1944 en Segura (Guipúzcoa), Alsasua y Pamplona, Decano del Colegio Notarial de Pamplona, Vocal de la Comisión General de Codificación, del Consejo de Estudios de Derecho Navarro, Consejero Foral (1964-1970) y corredactor de la compilación del Fuero Nuevo. Alcanzó el doctorado con  la monografía Historia del Fuero Nuevo de Navarra (1994, 678 pp). Fue corredactor de esta compilación que es el Fuero Nuevo, como parte de un grupo de juristas, entre ellos los hermanos Jesús y Rafael Aizpún Tuero, José Arregui Gil (+ 2016), José Miguel Arriaga Segarra, Amadeo de Fuenmayor, Juan García-Granero, José Luis Iribarren, José Lecumberri, José-Javier López Jacoiste, José Luis Los Arcos Elío (+ 1994), Álvaro d'Ors, Fco. Salinas Quijada (2006), Juan Santamaría Ansa, Fco. Sancho Rebullida, Ignacio Ruiz de Galarreta etc. 

Escribió trabajos de Derecho civil y foral. Es coautor de la Recopilación privada del Derecho privado y Foral de Navarra (Pamplona, 1967). Autor de El notario, las obligaciones y los contratos en el Fuero Nuevo de Navarra (1975), de las Leyes 42 a 81, y 82 a 147 del Fuero Nuevo de Navarra, y de “Los Fueros de Navarra” (1964). Redacta con profundidad la “Cartilla de la foralidad navarra” (1998). Colabora en las revistas Príncipe de Viana, Anuario de Derecho Foral. Escribe sobre Derecho Foral y la naturaleza de Navarra en la revista Verbo (ed. Speiro).
Para él todo historiador debía de ser defensor del Fuero. Así reza la dedicatoria al libro Historia del Fuero Nuevo de Navarra que nos regaló: “A José Fermín Garralda, historiador y defensor del Fuero navarro –como debe ser todo historiador-, con el abrazo de un viejo amigo. J. Javier Nagore, Pamplona 30-X-02”· Viejo amigo porque lo era de aita Teodoro.























* * *
3. Despedida.
De Nagore destacamos su unidad de vida, su independencia del qué dirán, su coherencia en todos sus ámbitos, su carácter polifacético, su memoria histórica, sus vinculaciones y raíces. Hombre de espíritu riguroso, ordenado, notario del Derecho y de la realidad, preciso en el decir y con un talante poético cuando las circunstancias lo requerían. Escribe en A Roma con Francisco y Javier: “He aquí –pensamos- cómo las hazañas se conservan en la memoria de los pueblos y cómo la nuestra –cuando seamos polvo- formará parte de las tradiciones de Ornaisons” (p. 45, subraya aita Teodoro). Con una profunda visión sobrenatural, unía lo terreno y lo divino.
Tengo en José Javier Nagore al prototipo del navarro, para quien sigue con plena vigencia el “Benedictus dominus Deus meus”, que reza la leyenda del antiguo escudo del Reino de Navarra, y el “Pro libertate patria gens libera state” que enuncia la Divisa de los Infanzones de Obanos. Ambas inscripciones se encuentras a ambos lados de la puerta principal del palacio de Navarra. Esperemos que los nacional-separatistas en el poder ejecutivo no las piquen como han hecho con la laureada del escudo que estaba en el tímpano del frontis, y que ganaros los voluntarios navarros, entre ellos Javier Nagore.  
La Hermandad (canónica) de Caballeros Voluntarios de la Cruz, de la que fue miembro, celebró su funeral en la cripta del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada el 20 de octubre.


Compañero de Armas y amigo de aita Teodoro en Radio Requeté de Campaña, defendiste el reinado social de Jesucristo, ganaste la laureada del escudo de Navarra , trabajaste como notario y jurista en la recopilación del Fuero Nuevo, mantuviste vivo el Fuero navarro y la "navarridad" frente a las tendencia separatistas y constitucionalistas. Por todo ello "Ante Dios nunca serás héroe anónimo".
Que Dios Padre te acoja en Su misericordia, mientras tu ejemplo se queda en nosotros, y tu persona permanece en nuestro  recuerdo.
Rogamos una oración por su alma. Nuestro más sentido pésame a su familia. Descanse en paz.

José Fermín Garralda Arizcun
Dr. en historia


Galería de fotos de algunas reuniones de Radio Requeté de Campaña. Archivo fotográfico de J. F. Garralda

(1)                       “A Teodoro –“don de Dios”- gran amigo y más que amigo, por fiel compañero de guerra y de paz, con el fuerte abrazo de uno de los dos “romeros” cuyas andanzas se cuentan en este librico. J. Javier. Pamplona 10-9-1979”. Aita Teodoro contaba que podía haber ido con los dos romeros pero que le fue prácticamente imposible. Otras dedicatorias tienen un contenido parecido. 

Texto y fotografías: prohibido reproducir sin permiso del autor, hay derechos de autor. 

martes, 19 de julio de 2016

Juan Martín Mónaco de Ansa o los pasos de un comerciante pamplonés que optó por don Carlos V en 1833

A diferencia del trabajo recogido en la parte inferior, éste aporta numerosas imágenes y sus respectivos comentarios históricos.

Historia de Pamplona 1808-1833: Martín Mónaco de Ansa, un vecino muy cualificado

Estas páginas de investigación histórica ofrecen una biografía de Martín Mónaco de Ansa, vecino de Pamplona, entre los difíciles años de 1808 a 1833. Comerciante, administrador, hombre acaudalado, optó por don Carlos V y VIII de Navarra en 1833, siendo expulsado por ello de su cargo de administrador del hospital general de Pamplona, que era de patronato municipal. Con motivo de su biografía se analiza la situación sociopolítica de Pamplona de 1820 a 1833.

lunes, 18 de julio de 2016

Crítica y queja en mi "Adiós a la Geografía de España (como disciplina)"

Ofrecemos una aportación inusual es este Blog de Historia, donde habitualmente recogemos nuestros trabajos de investigación histórica. En estas páginas, el autor ofrece a los cuatro vientos su CRÍTICA y QUEJA por sufrir el fin de la Geografía (como disciplina). Ha visto su trabajo de años tirado por la ventana, lanzado por la borda. "- ¡Allá va...!" (Y no pasa nada, salvo que me ponen en entredicho mi vocación docente e investigadora). Tantos esfuerzos, ¿para qué?. ¿Es que no es un gran esfuerzo el trabajo Didáctico de muchos años para que mis alumnos aprendan -gratis et amore- los contenidos, procedimientos y actitudes sobre la Geografía de España? A Dios gracias me enseñaron a dar más que a recibir. Este es mi caso -pues el diseño exige optar entre Economía de Empresa y Geografía de España-, la consecuencia práctica de los cambios que realiza el Sr. Ministro de Educación y su flamante Ministerio en la LOMCE. Este texto es una crítica y una queja que espero sea compartida por muchos y en especial por nuestro querido público Hispanoamericano.

lunes, 11 de julio de 2016

Consecuencias en lo religioso del Liberalismo ideológico

Este trabajo es un ensayo sobre las consecuencias del liberalismo ideológico en el ámbito religioso, con un apéndice histórico donde se recogen planteamientos de actualidad de Juan Pablo II al respecto, y algunas controversias sobre el liberalismo aplicado al ámbito sociopolítico en Navarra durante el siglo XIX. Es útil para la vida, para el educador en materia de religión, y para el historiador del pensamiento sobre los siglos XIX y XX.

viernes, 17 de junio de 2016

El Reino milenario de Navarra a comienzos de la "modernidad"

UNOS QUINIENTOS AÑOS DESPUÉS
La situación del Reino de Navarra antes de 1512.
Encuentro con la historia. 

ANTEAYER –el 15 de junio- , se analizó el tránsito de la llamada  Edad Media a la Edad Moderna en el Reino de Navarra. Por lo visto, siguen las conmemoraciones. Estamos en 2016. Así, en marzo de 1516 Juan de Albret quiso recuperar el Reino, al igual que lo intentó en octubre de 1512. En ambos casos fracasó.
En la conferencia no se trató directamente las fechas de 1512, 1513 o 1515, en las que Navarra fue conquistada por las tropas del duque de Alba, previa división de los propios navarros, para  -así resultó al final- incorporarse a la Corona de Castilla en las Cortes de Pamplona de 1513 y en las de Burgos de 1515. Recordemos que esta incorporación fue jurídicamente libre y eqüe-principal, entre iguales, dejando Navarra de ser Reino independiente para estar dentro de la Corona de Castilla –mejor dicho, Fernando el católico entregó el Reino a su hija Juana y su descendencia- pero conservando el Reino POR SÍ.
La tesis de la conferencia impartida por el dr. Álvaro Adot Lerga en el salón de Actos del Archivo General y Real de Navarra el 15 de junio, fue que Navarra era un reino en paz y estabilidad política antes de la conquista de Fernando el Católico de 1512. Hace unos años dicho autor escribió: Navarra, julio de 1512. Una conquista injustificada, Pamiela, 2012.
El conferenciante expuso ante el nutrido público asistente y apoyado en el power point, una realidad olvidada –según él- por un sector de la historiografía, como es la situación del Reino de Navarra antes de 1512. Situación que según él era lisonjera. Navarra no era un Reino en decadencia, ni en conflicto, ni sus reyes eran perezosos y olvidadizos de sus obligaciones. 

Salón de Actos del Archivo General y Real de Navarra. Foto: JFG2016
Según mis notas,  el profesor Adot afirmó lo siguiente. 
1º Los reyes de Navarra, Juan III de Albret y Catalina, mantenían el Reino en paz en el año 1512. En una carta de Fernando el Católico, éste decía: “Los reyes de Navarra tenían en paz y obediencia el dicho su reino, que antes había muy grandes tiempos que siempre estaba en guerra” (julio de 1512). Este texto fue el frontispicio de la intervención así como su colofón. Para ello los reyes navarros habrían logrado controlar a las facciones nobiliarias de agramonteses y beaumonteses.

2º Cuando Navarra comenzó su alborada en la llamada modernidad, sus reyes reformaron el Consejo Real en 1494, al igual que otros Reinos de Europa (mejor diremos la Cristiandad). Dicho Consejo era tribunal de Justicia, asesoraba a los reyes, abarcaba amplios aspectos de la vida, y tenía facultades gubernativas, como ya demostró Salcedo Izu en su libro de  1964.

3º Juan y Catalina pusieron también las bases de un crecimiento económico, por lo que se interesaron por las ferias, concedieron privilegios a los comerciantes, a la vez que se se establecía el libre comercio con la Corona de Castilla.

4º Tras el tratado internacional entre Navarra y Castilla en 1506, el rey de Castilla se comprometía a no intervenir en los asuntos navarros. No obstante, al fallecer Felipe I el Hermoso, esposo de la reina Juana -“la Loca”- de Castilla, un sector de la nobleza castellana propuso meter en Castilla, es decir, dar el gobierno de Castilla, al rey de Navarra (Jerónimo Zurita, cronista de la Corona de Aragón, 1548-1580).

5º En 1507 ocurrió una desgracia. Fue la pequeña revuelta de don Luis de Beaumont, conde de Lerín, contra su rey. Este condado estaba en la merindad de Estella. Los restantes beaumonteses no se sumaron a la revuelta, mostrándose en ese momento afines a sus reyes. Por otra parte, en dicho condado de Lerín había vasallos que no querían a don Luis. El ponente dijo ignorar los motivos de esta rebelión, alegando o suponiendo no obstante que don Luis buscaba nuevos territorios. Como muestra de la dificultad e inestabilidad de la época, en 1507 el rey encargará al señor de Góngora sofocar la sublevación de don Luis, siendo precisamente el de Góngora quien hizo de cabeza de los beaumonteses tras 1512. Como conclusión, en ese momento en Navarra gozaba de paz y normalidad política. (Añadamos nosotros que, según Floristán Imízcoz, con posterioridad a la revuelta de 1507, don Fernando instigó a don Luis para “trabajar de tomar por furto alguna cosa buena, si pudiese” de su patrimonio perdido, prometiendo que él le ayudaría. En 1512 don Luis acompañará al duque de Alba en la toma y rendición de Pamplona, para así recuperar sus señoríos de los que fue despojado en 1507).

6º Otro indicio del comienzo de la Edad Moderna, fue la aparición de embajadores fijos en uno u otro Reino. Por ejemplo, don Salvador de Berrio fue embajador ante Maximiliano de Austria después de 1507. Tras 1512 los embajadores de Navarra desaparecieron, sin contar –además-  Fernando el Católico con los navarros para otras embajadas.

7º Por último, según el ponente, la reina Catalina generó una dinastía propiamente navarra, en el sentido de que residía en localidades navarras, y la mayor parte de sus hijos nacieron y fueron educados en Navarra.

El balance final es claro: los reyes Juan y Catalina iniciaron un importante proceso de reformas, sin que en Navarra se pudiese hablar de crisis social, económica, política e institucional. Así, la guerra de 1512 no se debió a la mala gestión del rey de Navarra, ni a las hambrunas, sino a los deseos de poder de ciertos nobles y de Fernando el Católico, maquiavélico al 200% -se dijo con evidente exageración-. Esto corre parejas con el hecho  que, según los de la época, don Fernando hacía las cosas de forma extraña y vaga. Ya en 1507 don Fernando quiso apoderarse de Navarra, según el profesor Lacarra. En realidad, y por su parte, las facciones nobiliarias denominadas agramonteses y beaumonteses querían acaparar al máximo el poder en tierras y cargos, luchando ambas por lo mismo.

El público atento ante la explicación con soporte cartográfico. Foto: JFG2016
¿Qué podemos aportar a esta interesante conferencia? Más que conferencia demostrativa, se trató de una charla, de una exposición clara, sencilla y adaptada al público. De ahí que faltase argumentación, que pudiera ofrecerse en un sentido diferente al dado por el conferenciante. Ello es así por lo mismo que la narración de Carlos Clavería sobre la conquista, a la que Loperena Rota se refiere en 1984, no resulta académica. Fue una exposición de tesis, que giró en torno a la citada frase del rey Fernando, que ni es prueba definitiva ni tiene necesariamente el alcance otorgado por el ponente, aunque sirva muy bien como recurso didáctico y de oratoria.
No es que Fernando fuese eminentemente maquiavélico, sino que tuvo que conjugar ciertas intenciones ocasionales o recurrentes con la evolución en parte no buscada de los hechos. En una época de grandes tensiones, los hechos hablaban por si solos, y dan más luz que pensar en  un plan fernandino preestablecido.
Fue llamativo el hecho que el auditorio mostró mucho más interés por la conquista y por cómo reaccionaron los navarros desde 1512, que por el tema central de la charla relativa a la bonancible situación anterior del reino. Esta situación no tenía tanto significado en el marco general como el otorgado por el profesor Adot; la prueba es que las modificaciones iniciadas por don Juan y Catalina en el Reino pirenaico no fueron tan importantes. Raro hubiera sido que los reyes navarros, legítimos y de una dinastía reciente de origen francés,  se quedasen al margen de su época, en la que alboreaba el llamado “Estado moderno”, cuyo centro se fija en la  subordinación de la nobleza feudal al monarca, transformándose así en nobleza de gobierno –no ya cortesana-. Y esto sin duda no lo lograron. Tampoco tenía por qué ser así. Desde luego, en la agitación europea de ese momento, la cancillería de Navarra fue muy activa para mantener el equilibrio del pequeño Reino entre las potencias. Entre Castilla-Aragón y Francia, la neutralidad era imposible, y el Tratado de Blois del 18-VII-1512, adoleció de inoportunidad e incoherencia por parte navarra.

Torres de San Cernin y de los PP. Dominicos, vistas desde el Archivo.
Ese día y hora. Foto: JFG2016
Al parecer, el ponente orientó en última instancia su exposición a la conquista de 1512. Desde los documentos me distancio del ponente, pues creo que Fernando de Aragón reorientó el paso de sus tropas por Navarra en su campaña contra Francia, y, resultándose fácil la ocupación del Reino, se planteó quedarse en él. El conflicto era más de la alta nobleza y las élites urbanas que de la población en general. Dice Floristán Imízcoz que, en primavera de 1512, don Fernando: “Pretendería ocupar algunas plazas o retener una parte de Navarra para negociar luego el restablecimiento del protectorado y probablemente no soñaba con ceñir su corona. La rapidez y facilidad con que el duque de Alba ocupó Pamplona le animarían a completar la conquista y a apropiarse del trono” (2010). No parece que Fernando tuviese un objetivo claro desde el inicio, sino que poco a poco fue ampliando sus objetivos (Floristán, La monarquía española y el gobierno del Reino de Navarra, 1512-1808, Pamplona, Gobierno de Navarra, 1991, 313 pp.).
En su primer manifiesto de Burgos del 30-VII y 4-VIII-1512,  don Fernando se consideró depositario de la autoridad legítima del Reino o bien su lugarteniente –“depositario de la corona y reino de Navarra”-. Sin embargo, en su segundo manifiesto de Burgos de finales de agosto de 1512, y ante los de Pamplona, se considera públicamente rey de Navarra por derecho de conquista. En las Cortes de Navarra en Pamplona abiertas el 13-III-1513 y en la de Burgos del 7-VII-1515, se le denomina Alteza, aunque las Cortes de Pamplona del 23-III-1513 aceptaron a don Fernando como “Rey nuestro, é natural Señor de todo este Reyno de Navarra”, y en ellas se reunieron beaumonteses –que no eran “genéticamente procastellanos”- pero también agramonteses. Desde entonces Fernando actuó como “rey de Navarra”.

Inscripción de un texto de las Leyes de Cortes del Reino en el monumento a los Fueros en Pamplona. Foto: JFG2016
Yo insistirá en la naturaleza pactista de la incorporación de Navarra a la Corona de Castilla, y que Navarra mantuvo su naturaleza de Reino POR SI.. No se trataba de una anexión territorial, pues Fernando no dio Navarra a Castilla, sino a la reina Juana y sus herederos.
Esperamos a la mesa redonda a celebrar el 29 de junio, en la que asistirán los profesores Adot, Monteano, Ostolaza y Usunáriz.

José Fermín Garralda Arizcun
Dr. en Historia

Pamplona, 17-VI-2016
Imágenes propiedad del autor: JFG2016