sábado, 22 de octubre de 2016

José Javier Nagore Yárnoz

IN MEMORIAM

Homenaje a Nagore

A MEDIDA que se es más próximo, se ama más. Nagore fue amigo de aita Teodoro, al que le escribía preciosas dedicatorias en los trabajos que le obsequiaba (1). No pretendemos convencer a nadie sino informar de quién ha sido José Javier Nagore para muchos navarros y para los tradicionalistas y carlistas.

Navarrísimo o lisa y llanamente navarro; españolísimo o propiamente español, José Javier Nagore Yárnoz (1919 - 11-X-2016) fue un punto de referencia para todos, fiel al reinado social de Jesucristo, amigo de la Tradición, jurista y estudioso del Fuero de Navarra, amigo de España. Forjó su recia personalidad viviendo leal y intensamente las grandes realidades, principios e ideales, así como su profesión. Difundió con lealtad y fortaleza cristiana el significado religioso y civilizador de la Cruzada por Dios y por España de 1936. Demostró que los cruzados tuvieron razón, y que los principios católicos son universales, necesarios sobre todo en España, y la única vía de paz y  concordia. Demostró que también Navarra tiene razón frente al secesionismo del nacionalismo llamado vasco. Esta fue la columna vertebral de su vida, además de intentar ser santo con la gracia de Dios.

1.      Como tradicionalista navarro y sus publicaciones.
VOLUNTARIO de primera hora con 17 años en Radio Requeté de Campaña, Primera Brigada de Navarra, luchó en los frentes de Guipúzcoa, Vizcaya, Aragón y Cataluña. Estuvo casado y tuvo cinco hijos.


En 1936 los de su generación se enfrentaron al comunismo, al que ganaron. Después construyeron la paz y el desarrollo como nunca lo tuvo España. Vió con buenos ojos coyunturalmente el Régimen establecido, como el ministro de justicia y presidente del Consejo de Estado, Antonio Mª de Oriol y Urquijo (+ 1996). Durante años oirá las mentiras de la propaganda dirigida a todo un pueblo sobre 1936,  y será testigo de claudicaciones en la fidelidad y los principios. No se resignó a la paulatina pérdida de la Fe católica en España por dejadez de los buenos, ni a su desmoronamiento al abandonar la verdad católica (Menéndez Pelayo).
Decimos que sobre todo fue tradicionalista. Por su pensar, ser requeté en la Cruzada, y su amistad con Álvaro D’Ors (+ 2004) y Fco. Javier de Lizarza (+ 2007), también fue carlista de convicción, aunque hay obituarios que omiten este aspecto nuclear. El Carlismo firme y declarado de Álvaro D’Ors se silenciará en la Universidad de Navarra, como si fuese un tema tabú, ajeno a su magisterio y personalismo de juventud. 
José Javier Nagore perteneció a la Comunión Tradicionalista Carlista de Navarra desde 1986, año de la reunión de todos los carlistas en el Congreso de El Escorial. Fue presidente de la CTC de Navarra del 18-XI-1990 hasta el 11-III-1995. Desde 1986 hasta hace muy pocos años fue consejero nacional de la CTC con Álvaro D’Ors, Garisoain, de Orbe, Arellano, Bermejo y Garralda. Afiliado a la CTC hasta su fallecimiento, manifestó su constante generosidad económica. 


Nagore estuvo presente en las Fiestas de la Juventud Carlista de Pamplona para celebrar la Inmaculada Concepción el domingo siguiente a la Octava por privilegio de S.S. Pío X, impartiendo lecciones de derecho político. Asiste durante muchos años al Via Crucis de Isusquiza (Landa, Álava) en septiembre, y a la reunión de Haro (La Rioja) el 25 de julio, acompañado de Fco. Javier Lizarza, también después de fallecer éste. Redactó durante muchos años el manifiesto carlista de Isusquiza (Álava). De ello da fe el buen amigo alavés Ángel Armentia Salazar en el boletín “El Babazorro” –que ya va por el nº 137- del Círculo Tradicionalista Cultural “San Prudencio”. En Isusquiza ha sido asiduo el concejal de Leiza Silvestre Zubitur, el poeta Pello Urquiola Cestau etc.


Reunió cada año a sus compañeros de Armas supervivientes de Radio Requeté de Campaña, bajando de 25 hasta dos, en localidades de Navarra y Guipúzcoa. Conservo fotografías de esas reuniones los muchos años que acudió aita Teodoro Garralda Goyena. En una ocasión, siendo muy pequeños, nos asomábamos al balcón de la Calle Bergamín nº 25 para ver si llegaba aita, porque se retrasaba y la maye estaba muy preocupada. Sí, anochecía y aita siempre estaba en casa antes del anochecer. Había ido lejos, a Guipúzcoa, a una reunión con Nagore. “- Salid, niños, a ver si viene aita” –y así una y otra vez al balcón, con cierta angustia de pequeños-. Las reuniones eran de unas 25 personas y algunas de ellas fueron en Alsasua (1964), Elorrio (1970), Estella (1952), Pamplona (1955, 61º reunión el 24-IX-1999), Rincón de Soto (1966), Vergara (1951, 1956, 1961), Zarauz (1959, 1960, 1967, 1968). Otros años fueron en Eguaras etc.
Autor de En la Primera de Navarra (1981), unas memorias de guerra con cinco reediciones, la última titulada Luchábamos sin odio (2010), que está enriquecida con mapas y fotografías (2010). Esta última fue presentada en el hermoso salón del ático de El Corte Inglés de Pamplona el 13-V-2011. Poco antes, se reeditó en 2006, en un libro colectivo realizado con otros autores como Lizarza Iribarren, Ramón Salas Larrazábal, García Serrano y Álvaro d’Ors, titulado Navarra fue la primera: 1936-1939, con prólogo de Stanley G. Payne.

Fue autor del ensayo  Defensa de la navarridad (1987), y de “La Historia de una dejación (La Cruz Laureada de San Fernando en el escudo de Navarra)” (1997). De 1990 a 2006 escribió seis documentados e interesantes folletos sobre los requetés en la Cruzada: “Espíritu y vida en los Tercios de requetés. La guerra de España (1936-1939) (1990), “¡Cantan siempre al avanzar! (Historia breve de los tercios de Lácar y Montejurra)” (1990, reed. 1997), “¡Gure banderá, España’ren! (Nuestra bandera, ¡he aquí España!). “Los Tercios de requetés de Guipúzcoa y Vizcaya en la guerra de 1936-1939” (2002), “Los requetés alaveses en la guerra de España de 1936” (2003), “El 4º Tercio de Navarra: el Tercio de Requetés de San Miguel” (2004), y “Los tres Tercios de Requetés laureados de San Fernando en la guerra de España de 1936” (2006).
También es autor de libros de literatura como Versos de Cumbres (1982) y Nuevos diálogos “al otamenar” (1988), así como de viajes (A Roma con Francisco y Javier. Diario de dos caminantes (20 marzo a 7 mayo 1953, publicado en 1978). Su pasión fue la montaña que compartió con sus amigos.
Escribe sobre Derecho, Navarra y la "Navarridad" en el "El Pensamiento Navarro" (1975-1981), el diario “El Alcázar”, y "Ahora Información" (seud. Areyto). A diferencia de Rafael Gambra, con el que tantas cosas le unieron, no se tuvo la dicha de que colaborase en el quincenal tradicionalista pero no político “Siempre P’alante”.


En casa seguimos creciendo con Nagore como punto de referencia en el ámbito de la amistad y del prototipo del navarro. Más tarde aprendimos de él en la lucha frente al separatismo mal llamado vasco en sus artículos de “El Pensamiento Navarro”, en la fundación de Alianza Foral Navarra, en sus estudios de Derecho Foral. También escribirá esporádicamente en “Diario de Navarra” sobre el Fuero (en agradecimiento a “Antonio Mª de Oriol y Urquijo”, el 24-III-1996 por hacer culminar el Fuero Nuevo en la Ley 1/1973 de 10 de marzo; “Confrafuero” 11-V-2010 sobre la aplicación de la ley estatal del aborto). Será el alma mater de la Fundación Socio Cultural Leyre con sede en su despacho de Paulino Caballero.
Fue muy activo frente a los intentos de Mons. José María Cirarda Lachiondo, arzobispo de Pamplona, de crear la Diócesis vasca incluyendo en ella Navarra, aunando fuerzas con “El Pensamiento Navarro” y Nemesio Cortés Izal, las Comisiones de Navarros promovidas por Lizarza, la Unión Seglar San Fco. Javier, el círculo carlista Círculo Familiar Virgen del Camino, etc. entre 1978 y 1981.


En resumen: fue carlista y se sintió y declaró como tal como Álvaro D’Ors aunque ello se silencie en las tertulias de gente acomodada de Pamplona, y en el ámbito intelectual. Ambos fueron voluntarios en la Cruzada y carlistas de convicción y activos durante toda su vida.


* * *
2. El jurista: cargos, recopilador y publicaciones.
AMPLIO de miras, Nagore ha estado con todos los tradicionalistas de España por Dios y por España, y, en Navarra, por los Fueros. Como foralista no constitucionalista afirmó los Fueros sin distorsiones o traiciones ocultas de quienes han vivido de la política.
Para él, los Fueros no se subordinan a la Constitución de 1978, ni a las actuales leyes de Navarra pues no pocas de ellas son un contrafuero. Solía repetir que el Fuero es un derecho propio no concedido sino reconocido por el resto de España y sus instituciones, mientras que el estatuto de autonomía es una delegación del Estado. He aquí dos concepciones radicalmente distintas, la propia de la tradición o bien de la revolución francesa y el nacionalismo vasco respectivamente. El Fuero reconoce la presencia explícita de Dios en las Instituciones políticas, se subordina a las leyes natural y de la Iglesia, a las buenas costumbres, y expresa una forma de ser español.
Fue jurista, notario desde 1944 en Segura (Guipúzcoa), Alsasua y Pamplona, Decano del Colegio Notarial de Pamplona, Vocal de la Comisión General de Codificación, del Consejo de Estudios de Derecho Navarro, Consejero Foral (1964-1970) y corredactor de la compilación del Fuero Nuevo. Alcanzó el doctorado con  la monografía Historia del Fuero Nuevo de Navarra (1994, 678 pp). Fue corredactor de esta compilación que es el Fuero Nuevo, como parte de un grupo de juristas, entre ellos los hermanos Jesús y Rafael Aizpún Tuero, José Arregui Gil (+ 2016), José Miguel Arriaga Segarra, Amadeo de Fuenmayor, Juan García-Granero, José Luis Iribarren, José Lecumberri, José-Javier López Jacoiste, José Luis Los Arcos Elío (+ 1994), Álvaro d'Ors, Fco. Salinas Quijada (2006), Juan Santamaría Ansa, Fco. Sancho Rebullida, Ignacio Ruiz de Galarreta etc. 

Escribió trabajos de Derecho civil y foral. Es coautor de la Recopilación privada del Derecho privado y Foral de Navarra (Pamplona, 1967). Autor de El notario, las obligaciones y los contratos en el Fuero Nuevo de Navarra (1975), de las Leyes 42 a 81, y 82 a 147 del Fuero Nuevo de Navarra, y de “Los Fueros de Navarra” (1964). Redacta con profundidad la “Cartilla de la foralidad navarra” (1998). Colabora en las revistas Príncipe de Viana, Anuario de Derecho Foral. Escribe sobre Derecho Foral y la naturaleza de Navarra en la revista Verbo (ed. Speiro).
Para él todo historiador debía de ser defensor del Fuero. Así reza la dedicatoria al libro Historia del Fuero Nuevo de Navarra que nos regaló: “A José Fermín Garralda, historiador y defensor del Fuero navarro –como debe ser todo historiador-, con el abrazo de un viejo amigo. J. Javier Nagore, Pamplona 30-X-02”· Viejo amigo porque lo era de aita Teodoro.























* * *
3. Despedida.
De Nagore destacamos su unidad de vida, su independencia del qué dirán, su coherencia en todos sus ámbitos, su carácter polifacético, su memoria histórica, sus vinculaciones y raíces. Hombre de espíritu riguroso, ordenado, notario del Derecho y de la realidad, preciso en el decir y con un talante poético cuando las circunstancias lo requerían. Escribe en A Roma con Francisco y Javier: “He aquí –pensamos- cómo las hazañas se conservan en la memoria de los pueblos y cómo la nuestra –cuando seamos polvo- formará parte de las tradiciones de Ornaisons” (p. 45, subraya aita Teodoro). Con una profunda visión sobrenatural, unía lo terreno y lo divino.
Tengo en José Javier Nagore al prototipo del navarro, para quien sigue con plena vigencia el “Benedictus dominus Deus meus”, que reza la leyenda del antiguo escudo del Reino de Navarra, y el “Pro libertate patria gens libera state” que enuncia la Divisa de los Infanzones de Obanos. Ambas inscripciones se encuentras a ambos lados de la puerta principal del palacio de Navarra. Esperemos que los nacional-separatistas en el poder ejecutivo no las piquen como han hecho con la laureada del escudo que estaba en el tímpano del frontis, y que ganaros los voluntarios navarros, entre ellos Javier Nagore.  
La Hermandad (canónica) de Caballeros Voluntarios de la Cruz, de la que fue miembro, celebró su funeral en la cripta del monumento de Navarra a sus muertos en la Cruzada el 20 de octubre.


Compañero de Armas y amigo de aita Teodoro en Radio Requeté de Campaña, defendiste el reinado social de Jesucristo, ganaste la laureada del escudo de Navarra , trabajaste como notario y jurista en la recopilación del Fuero Nuevo, mantuviste vivo el Fuero navarro y la "navarridad" frente a las tendencia separatistas y constitucionalistas. Por todo ello "Ante Dios nunca serás héroe anónimo".
Que Dios Padre te acoja en Su misericordia, mientras tu ejemplo se queda en nosotros, y tu persona permanece en nuestro  recuerdo.
Rogamos una oración por su alma. Nuestro más sentido pésame a su familia. Descanse en paz.

José Fermín Garralda Arizcun
Dr. en historia


Galería de fotos de algunas reuniones de Radio Requeté de Campaña. Archivo fotográfico de J. F. Garralda

(1)                       “A Teodoro –“don de Dios”- gran amigo y más que amigo, por fiel compañero de guerra y de paz, con el fuerte abrazo de uno de los dos “romeros” cuyas andanzas se cuentan en este librico. J. Javier. Pamplona 10-9-1979”. Aita Teodoro contaba que podía haber ido con los dos romeros pero que le fue prácticamente imposible. Otras dedicatorias tienen un contenido parecido. 

Texto y fotografías: prohibido reproducir sin permiso del autor, hay derechos de autor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada